Productos y soluciones profesionales

Todo comienza en 1963.

Theo Förch crea un comercio de tornillos.

Tornillo

Theo Förch tiene como ingeniero un puesto de trabajo bien remunerado y con grandes perspectivas en el fabricante legendario de motores NSU. Pero el hijo de un agricultor de Kochertürn no puede quitarse un pensamiento de su cabeza: Si se construyen cada vez más coches, entonces los talleres tienen cada vez más trabajo. La demanda de tornillos y otro pequeño material aumentará drásticamente. Theo Förch reconoce esta oportunidad y tiene el afán de superación suficiente para aprovecharla. El 1 de enero de 1963 crea su comercio de tornillos: la Theo Förch OHG.

El primer domicilio de la empresa: un granero en la finca de sus padres en Kochertürn que sirve a la vez como almacén y oficina y, por desgracia, no tiene calefacción. Corren malos tiempos para Theo Förch y sus compañeros. Pone el dinero a buen recaudo, el material de embalaje cogido se conserva y se reutiliza. El parque móvil en la sede de la empresa consiste principalmente en el tractor del hermano. El sacrificio, la autosuficiencia y la perseverancia son el triunfo. Los tornillos hallan sus compradores y FÖRCH comienza su camino.

A poca distancia del granero en el que empezó todo, se encuentra hoy la central de un consorcio de éxito internacional. 2.700 empleados, de los que 1.650 trabajan en la red de ventas, 19 filiales, cerca de 360 millones de Euros de facturación – los datos indicativos de una espléndida historia de éxito.

En 2007 Theo Förch fue galardonado con la medalla de economía del país (Land) Baden-Wurtemberg, que se concede en reconocimiento de los méritos ejemplares a la economía del Land.